Mi actitud ante la muerte

Mi actitud ante la muerte

¿Cómo deberíamos enfrentar la muerte? A veces pensamos en esto con temor, o intentamos tomar todas las medidas posibles para retrasar la llegada de nuestra muerte. Sin embargo, Dios ha generado algo mucho mejor que esto, dándonos su promesa de la vida eterna.
Esto debe traernos confianza al pensar que un día partiremos de esta tierra para estar eternamente en la presencia de Dios. Debido a este precioso regalo de la vida eterna, debemos vivir con alegría y pasión, obedeciendo a nuestro Señor entre tanto que estamos viviendo en esta tierra.

2 Corintios 5:1-9(RVR1960)

1 Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos.
2 Y por esto también gemimos, deseando ser revestidos de aquella nuestra habitación celestial;
3 pues así seremos hallados vestidos, y no desnudos.
4 Porque asimismo los que estamos en este tabernáculo gemimos con angustia; porque no quisiéramos ser desnudados, sino revestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida.
5 Mas el que nos hizo para esto mismo es Dios, quien nos ha dado las arras del Espíritu.
6 Así que vivimos confiados siempre, y sabiendo que entre tanto que estamos en el cuerpo, estamos ausentes del Señor
7 (porque por fe andamos, no por vista);
8 pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor.
9 Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables.

Artículos Recomendados

Comience a escribir y presione "enter" para buscar.

sana_doctrina_2La_Mano_Invisible_de_Dios_WEB_C